Almeja Japónica

De textura fina y de buen sabor, capturada en las Rías Baixas de manera artesanal, la almeja japónica se introdujo en Europa en la época de los 70’s. Es el marisco idóneo para deleitar tu paladar en preparaciones tanto simples como elaboradas.

Total: Unidad

Acerca del producto

¿Por qué deberías probarla?

  • La almeja japónica posee una insuperable relación calidad-precio al ser una de las especies más abundantes de las Rías.
  • Posee un porcentaje de grasa significativamente bajo, siendo rico en minerales como selenio, fósforo, hierro, magnesio y vitamina A.
  • Es un marisco noble, por lo que puedes prepararlo en su propio jugo a la plancha, en salsa o con arroces. 

¿Cómo las recibirás?

Del mar a la puerta de tu hogar, vivas, por lo que recomendamos consumir en un plazo no mayor a 2 días. Estarán previamente depuradas, es decir, que no tienen arena por lo que no será necesario introducirlas en agua y sal.

¿Qué cantidad es la adecuada?

Todo dependerá de cómo las quieras preparar y de su tamaño. Estimamos ½ kilo para 2 o 3 comensales. Recomendamos las almejas gordas para disfrutar en crudo.

¿Y su conservación?

Se aconseja conservarlas en una temperatura de entre 2-4 grados, no congelarlas crudas. Recomendamos desechar las almejas que estén rotas, abiertas cuando las manipulas o que estén cerradas incluso luego de cocinarlas.

Curiosidades

  • La almeja fina es un molusco bivalvo que pertenece a la especie Ruditapes philippinarum
  • Tiene un color tostado en tonos grises y casi negro.
  • Se suele encontrar en las Rías Gallegas.